Tienda/Shop: +34 954 57 21 91 – Fax-Taller/Workshop: +34 954 57 72 71

Zapatos de tacón y vestidos de fiesta … ¿enemigos?

By Madison Diseño

Posted in

Cuando tenemos un evento importante a la vista, una vez elegido el modelo que llevaremos, el siguiente paso es decidir el tipo de zapato. Evidentemente, en la mayoría de los casos, el mejor complemento de un vestido de cocktail, para boda o de noche, tanto si es de corte largo o corto, es un zapato de tacón. Principalmente, porque estiliza la figura, pero además, el conjunto final resultará mucho más elegante.

Sin embargo, a veces sacrificamos la elegancia frente a la comodidad. Cuando llevamos muchas horas con un zapato de tacón, sobre todo si es alto y fino, los pies se resienten.  Aparecen esos temibles dolores en los dedos, o en la planta del pie, o lo que es incluso peor, las terribles rozaduras.

Depende de lo delicados que sean tus pies, estas molestias serán más o menos constantes y dolorosas. Pero si pones en marcha una serie de precauciones, puedes hacer que desaparezcan, o al menos que se reduzcan notablemente. Y Si creías que los tacones son los irremediables enemigos de los vestidos para fiesta, sigue leyendo. Quizás tu idea cambie.

7 trucos para lucir zapatos de tacón sin molestias

A continuación te dejamos algunos consejos para que puedas lucir esos zapatos que te encantan y te sientan tan bien, disminuyendo al máximo las malas experiencias.

  1. Comprar un zapato de calidad y de la medida correcta: lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de comprar un zapato es que la calidad es importante. El material con el que están fabricados es crucial. Unos zapatos de piel se adaptarán a nuestro pies mucho mejor que unos de plástico. Además, los primeros no provocan sudoración, lo que evitará que el pie resbale. Otro punto importante es la talla. Es imprescindible que el zapato sea del tamaño correcto, ya que tanto si nos aprieta como si nos queda holgado, nos hará rozaduras.

 

  1. Utilizar protectores de silicona: en el mercado existen multitud de productos de silicona que se adaptan a cada tipo de calzado y que tienen diferentes usos. Puedes encontrar los que se colocan en la parte posterior del pie, por encima del talón, y que su principal cometido es evitar rozaduras. También se comercializan pequeñas almohadillas, que colocadas en la planta, bajo la terminación de los dedos, evitarán que el pie resbale hacia adelante. Por último, los protectores de talones nos ayudarán a proteger esa zona, siendo especialmente útiles si la tenemos demasiado seca o agrietada.

 

  1. No permanecer mucho tiempo de pie sin moverte: a veces es inevitable pasar muchas horas de pie cuando estamos en una fiesta, pero siempre podemos buscar una excusa. Es importante que te des pequeños paseos durante el evento, ya que esto ayudará a reducir el dolor de pies. En cualquier caso, si te empiezan a molestar, es mejor que no te quites los zapatos, ya que al ponértelos de nuevo el dolor será mucho peor.

 

  1. Cuidar los pies: mantener los pies sanos y cuidados es también una manera excelente de minimizar las molestias. Los pies bien hidratados y sin callosidades te ayudarán a la hora de calzarte unos tacones altos, o unos zapatos que no sean demasiado cómodos. Antes del evento, si puede ser el día anterior, prepara un recipiente con agua templada con sal, realiza una exfoliación y aplica una crema hidratante. Notarás la diferencia.

 

  1. El esparadrapo, un aliado: otro truco que puede funcionar, siempre que el tipo de zapato lo permita, es juntar dos o tres dedos con esparadrapo. Lo mejor es que lo hagas con el corazón y el anular. Esto hace que la presión sobre el nervio sea menor, lo que reduce considerablemente el dolor.

 

  1. Ensancha los zapatos antes del evento: si los zapatos son estrechos, un par de días antes de la fiesta, coloca unos calcetines en tus pies y camina durante unos minutos con el calzado que elegiste para el evento. Repite la tarea unas cuatro o cinco veces, así se ensancharán un poco, de manera que resultarán más cómodos.

 

  1. Sprays anestésicos: como último recurso puedes utilizar sprays anestésicos. Los suelen vender en farmacias y adormecen un poco el pie, reduciendo el dolor. Sin embargo, su efecto no es muy duradero y no conviene tampoco abusar de este producto.

Comparte este artículo

¡Sé la primera en comentar este artículo!

Deja un comentario

Comentario


btt